martes, 15 de enero de 2019
LA FAMILIA PREVALECE
DAKAR 2019


A pocos días de que concluya el Dakar de este año, con Daniel Nosiglia ascendiendo cada vez más en los puestos de la clasificación general, dos de las ausencias más impresionantes de esta edición siguen sintiéndose en la ruta. Hoy, cuando puede verse a Walter padre e hijo sonriendo nuevamente a la cámara a través de sus publicaciones en redes sociales, es difícil imaginar cuán desesperantes fueron los momentos tras el incidente que marcó al Team Bolivia en esta versión del Dakar.


Gracias a las palabras que ha compartido por Facebook y a las declaraciones que ha brindado por redes sociales, sabemos que el momento en el que el Lobo del Desierto se reunió con su hijo fue tan impactante, que no dudó un solo segundo en abandonar la carrera para acompañarlo. No obstante, al ver que el helicóptero que recogía a Junior no podía llevarlo también, tuvo que seguir otro camino para reunirse con él, regresando por carretera a Marcona. Durante las siguientes horas, Walter supo que su hijo pasaba por lapsos de pérdida de memoria, así que se decidió a llevarlo hacia Lima en lugar de Arequipa. Tuvieron que pasar varias horas de espera antes de que el piloto de 25 años entrara en conciencia de lo que había pasado, y otras más para que el Lobo supiera que su hijo estaba fuera de peligro.


No fue el único accidente durante esa jornada, pero el que sufrió Walter junior fue indudablemente el peor. Sobra decir que previo a ello, había sido el mejor representante boliviano en motos, ingresando en el top 15 en la etapa anterior y posicionándose en el 18 de la clasificación general. Walter padre, por su parte, se encontraba en el top 10 de las quads de la absoluta. Sin embargo, cuando se trata de la familia, en una situación de vida y muerte, cualquier marcador pasa a segundo plano.


El caso de estos bolivianos es la prueba de que la familia no solo prevalece, sino que también fortalece. Daniel Nosiglia, que alzó a su hermano en brazos y que también había tomado la decisión de abandonar antes de que su padre lo convenciera de seguir, ha tenido desde entonces un impulso que lo ha hecho escalar posiciones rápidamente. Walter padre, sabiendo que su hijo mayor se encuentra a salvo, ha vuelto a la carrera sin su vehículo para acompañar a Daniel, que ahora se encuentra entre los mejores pilotos latinoamericanos de la categoría. Y toda Bolivia está detrás de él.


















©dxtmagazine.com 2017 All Rights Reserved | Actituria