miércoles, 13 de febrero de 2019
EL COLOR MÁS POPULAR EN LOS AUTOS
INTERNACIONAL


Entre la inusualmente amplia variedad de colores que domina el mercado automotriz, puede resultar difícil adivinar cuál es el más dominante, siquiera a escala municipal. No obstante, la respuesta es mucho más predecible de lo pensado. Porque ni rojo fuego, ni azul océano, ni verde esmeralda, ni amarillo eléctrico, ni ningún extravagante tono se puede llevar esta mención. Se trata del blanco, a secas.

 

Por octavo año consecutivo, este sencillo color primario ha sido el preferido por la mayoría de conductores para sus coches, tanto en Europa como en la mayor parte del resto del mundo, o eso es lo que puede deducirse del informe anual de Axalta, una de las compañías especializadas en pinturas para el automóvil.

 

Tras la digitalización de algunas de las funciones más básicas al volante, y la innovación del motor eléctrico y el piloto automático, parece indiscutible la profunda revolución que vive el sector. No obstante, cuando se trata de la paleta cromática para la carrocería, los dueños de los vehículos parecen resistirse a las nuevas tendencias y optan por mantenerse en planos tradicionales.

 

El matiz fundamental, obtenido de la superposición a la luz de todos los colores, ha cubierto aproximadamente al 38% de los modelos vendidos en todo el planeta durante el años pasado. Le sucedieron el negro, con un 18% de presencia mundial, y la tercera posición la obtuvieron los tonos gris y plata, que quedaron empatados en el 12%. El resto de los colores más tradicionales obtuvieron posiciones mucho más humildes: el azul, un 7%; el rojo, junto con el marrón y el beis, un 5%; el amarillo y el dorado un 2% y el verde consiguió menos del 1%.

 

Cuando se trata de un examen a escala regional, el dominio del blanco se torna todavía más imponente. En Sudamérica, alcanza el 42%; en África llega al 43% y en China alcanza registros récord, incidiendo en nada menos que el 58% de los pedidos. Pasando hacia Europa, la clasificación sufre una importante variación, (25%) que no obstante, no lo aparta del liderazgo, compitiendo con un 22% para el gris y un 18% para el negro.

 

No obstante, su dominio no termina ahí: el blanco continúa dominando por tipos de automóviles: es el que acapara más pedidos entre los familiares compactos y los SUV (27 y 29%, respectivamente), dos de los tipos de vehículos más vendidos. Los únicos colores que logran sobreponerse al blanco son el gris, entre los turismos de tamaño medio (25% frente a 22%), y el negro, entre los más grandes y lujosos (33% respecto a 22%).

 

El éxito de este color puede atribuirse a las importantes ventajas que se obtiene de una carrocería forrada en este tono: uno de ellos es que se trata de la tonalidad más neutra y por lo tanto, es la que menos cansa a la vista. También, en contraposición de los tonos más oscuros, es la que mejor refleja la radiación solar y, según la apreciación de los mismos conductores, es la que disimula la suciedad del auto con mayor eficacia.

 

Según el informe de Axalta, el color sí que importa: se trata de nada menos que una de las principales motivaciones para la compra de un automóvil. Es tanto así, que sus resultados muestran que cerca de un tercio de los clientes potenciales cambiarían de marca si la tonalidad que desean no estuviera disponible. Así que este detalle, en apariencia banal, merece una consideración. 



















©dxtmagazine.com 2017 All Rights Reserved | Actituria